Quadis prueba el nuevo Mercedes-Benz Clase E

23.06.2016

prueba-clase-e
La conducción semiautónoma está llegando al mundo del automóvil para instaurar una nueva era en la seguridad al volante. Modelos como el nuevo Mercedes-Benz Clase E, cuya décima generación se ha estrenado recientemente, son los mejores exponentes de esta tendencia.
A primer vistazo el nuevo Clase E nos sorprende por una estética más moderna y refinada que nunca, aplicando el actual lenguaje de diseño desarrollado por la firma de Stuttgart. No cabe duda que la apuesta de Mercedes-Benz es la de mantener al modelo como el vehículo más avanzado de su segmento, algo que dejan claro los detalles que mejoran la tecnología y el confort hasta niveles nunca vistos.
El coche es elegante, más ligero y aerodinámico que nunca. Sus formas son suaves y redondeadas, alcanzando un 0,23 de coeficiente aerodinámico. El conjunto de carrocería y chasis combina acero de alta resistencia con aluminio, resultando en un peso de 100 kgs inferior a la generación anterior.
Pero es en el interior del Mercedes-Benz Clase E donde residen las verdaderas novedades. Así, la tecnología del modelo incorpora una gran cantidad de funciones de asistencia a la conducción, siendo uno de los primeros coches de producción que equipa sistemas encarados hacia la conducción pilotada (Drive Pilot).
Sorprende en una primera prueba cómo este coche es capaz de tomar decisiones en función de las acciones del conductor. De esta manera, el nuevo Clase E puede seguir en vías rápidas al coche que nos precede y ajustar la velocidad y las acciones. Otra interesante opción es el sistema que recoloca el coche en el carril por el que circulamos.
Asociado al anterior tenemos el sistema Comand Online, cuyas cámaras incorporadas pueden regular de forma autónoma la velocidad realizando una lectura permanente de las señales de tráfico de la vía por la que circula.
También puede aparcar y desaparcar siguiendo órdenes enviadas desde el Smartphone y realizar señales acústicas para confirmar que el conductor no sufre contratiempos.
Cabe destacar que el interior del coche es espacioso, con asientos ergonómicos y todo lujo de detalles exquisitamente cuidados, como la luz ambiental LED o el sublime sistema de sonido firmado por Burmester.
El vehículo se comercializa con una amplia gama de motores gasolina y diésel, y de entre las diversas opciones en esta prueba hemos elegido el Clase E 220d, un potente propulsor diésel de 194 CV y extremadamente eficiente, con un consumo combinado de combustible inferior a los 4 litros / 100 kms. Nos han impresionado especialmente de esta versión tanto el alto par desde muy bajas revoluciones como su buena respuesta en las marchas más altas (el modelo cuenta con transmisión automática de 9 velocidades).
Mia Costa, experto en automoción de Quadis, comenta que “es un coche impresionante, muy asentado en la carretera y se convierte en una opción ideal para largos trayectos. Además, sus avances en materia de conducción pilotada son espectaculares”.